Joyas antiguas de las cuales la mayoría, a causa del paso del tiempo, o han quedado pequeñas o no encajan en el estilo actual, pero que con una trasformación, las que están en el centro casan épocas diferentes en una nueva joya.
De un anillo puede surgir un nuevo anillo o una pulsera. De unos pendientes, un anillo o un colgante, o de la combinación de diferentes piezas, un nuevo objeto que será el soporte de viejos recuerdos.
También podéis traer las joyas que tenéis en una caja dentro del cajón de la mesilla de noche, que vienen de otras épocas o de personas queridas y haré un proyecto para una nueva joya sin ningún tipo de compromiso.